Adiós mosquitos…hola verano!

Plena noche de verano, la Luna llena alumbra tu terraza mientras disfrutas de tu bebida favorita, en la cual, flotan divertidos dando vueltas, dos trozos de hielo que alivian tu garganta seca tras cada sorbo. Todo es genial, disfrutas de las estrellas, del cantar de los grillos, de la suave brisa de verano hasta que de repente sientes un picor extremo en los tobillos…te acaban de picar esos malditos insectos alados, los mosquitos.

¿Eres atractivo para los mosquitos?

El enemigo público número uno de las tardes y noches veraniegas, los mosquitos. Es sabido que estos insectos se sienten atraídos por la luz, los olores dulces y las zonas cálidas y húmedas, aunque no solo eso es lo único que tienen en cuenta para seleccionar a sus víctimas. Algunos estudios recientes aseguran que los mosquitos son selectivos con su alimentación y son más proclives a alimentarse de personas con grupo sanguíneo 0 que del A o B. Aquellas personas que desprenden mayor dióxido de carbono o producen mayor cantidad bacterias en la piel suelen tener más papeletas para ser el plato principal de los mosquitos.

Una vez que el mosquito ha seleccionado a su víctima y colocado una diana sobre ella, se lanza de cabeza hacia aquellas partes de su cuerpo expuestas y jugosas. Inserta con decisión su aguijón en la carne para extraer la sangre del organismo, para que no nos demos cuenta, su saliva está dotada de proteínas anticoagulantes que le permite extraer la sangre del torrente sanguíneo sin dificultades.

Éstas proteínas impiden que se pueda formar un coágulo, de manera que el mosquito pueda ingerir la sangre mientras fluye con normalidad y se alimenta. Después de esto, nuestro cuerpo reconoce como extrañas las proteínas y nuestro organismo libera histamina, es decir, nuestro cuerpo genera una leve reacción alérgica que produce enrojecimiento y quemazón en la zona de la picadura.

¿Cómo aliviar el picor y quemazón de las picaduras?

Para aliviar los síntomas de las picaduras es aconsejable lavar la zona con agua y jabón para eliminar los restos de la saliva de mosquito. A continuación, aplicar un poco de hielo para controlar la inflamación y después utilizar una pomada con calamina o hierbas naturales que aportan frescor a la piel contrarrestando la quemazón.

Aunque el mejor de los casos no es aliviar el picor, sino evitar las picaduras. Para ello es recomendable el uso de algunos productos con citronela, cuyo olor que desprende le es molesto a estos insectos y suelen evitar acercarse a estas zonas. Por tanto si quieres evitar picaduras es recomendable utilizar productos que ahuyenten a estos insectos basados en citronela, si por el contrario, tienes la mala suerte que ya te hayan picado te recomendamos que utilices productos calmantes para la piel como Pospic.

Descubre nuestra gama de productos antimosquitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *